Skip to main content

El plan perfecto para hacer en Madrid: La Esquina del Real

Si buscas un plan para hacer en Madrid y eres amante de la cocina, llevas dentro un foodie empedernido, te proponemos que pruebes la mejor cocina francesa con un vino tinto Pinuaga 200 Cepas y te des después un paseo por la Plaza de Oriente.

En un lugar cargado de historia como el Madrid de los Austrias, a un paso de la Plaza de Oriente y del Palacio Real, te proponemos el plan perfecto en Madrid: la mejor cocina francesa, la del restaurante La Esquina del Real, acompañada de un buen vino, nuestro tinto ecológico Pinuaga 200 Cepas, una larga sobremesa con postres caseros de aplauso y como broche, un tranquilo paseo por el Madrid de los Austrias.

Y es que la ubicación del restaurante La Esquina del Real, en la calle Amnistía, es ideal también para cenar después de una noche de Ópera o de una tarde de lectura en los Jardines de Sabatini, viendo asomar la primavera.

Desde hace ya casi tres décadas, este romántico restaurante con reminiscencias de bistrò parisino sigue cuidando hasta el más mínimo detalle la elaboración casera de todos sus platos en un ambiente discreto y realmente acogedor. De ahí que sin artificialidad ni efectismos decorativos se haya convertido en uno de esos lugares a los que siempre se vuelve seas o no amante de la gastronomía francesa.

Y con estos mimbres, el plan perfecto en Madrid se va dibujando. Disfrutarás de la mejor materia prima proveniente de Francia y del País Vasco francés, aunque las deliciosas carnes con las que trabajan también provienen de la Sierra de Madrid.

Si no sabes qué comer en Madrid el chef, Jesús Oliva, prepara uno de los Parmentier de rabo de buey más delicados y sabrosos de la capital, un plato que hoy hemos elegido y que marida a la perfección con nuestro vino Pinuaga 200 Cepas, que tan bien acompaña a las carnes. El Steak Tartar, la casquería, el Confit de Canard o la sopa de cebolla… están igualmente deliciosos y son perfectos compañeros de nuestro vino Pinuaga 200 Cepas.

Comer en Madrid cocina francesa

Si quieres comer en Madrid buena cocina francesa, el restaurante La Esquina del Real es perfecto. El local abrió en el año 91 de la mano del reconocido chef Marcel Margossian curtido en fogones franco-suizos. Las salsas, el pato, la caza… fueron siempre sus cartas de presentación en la capital y de las que tomó buena cuenta Jesús Oliva, el chef que tomó el testigo y quien, después de formarse en Madrid, también pasó un tiempo en Grenoble, la capital de los Alpes franceses, para imbuirse de toda esta filosofía que hoy se disfruta en este encantador rincón del Madrid de los Austrias.

Por aquí han pasado desde dinastías europeas hasta la farándula de Madrid, además de todos aquellos amantes de la buena cocina francesa. Rodeados de una decoración a base de sillería, piedra y ladrillo -con piedras que, dicen los entendidos, fueron de la antigua muralla árabe de Madrid su carta recorre la gastronomía del país vecino con la filosofía de un bistró.

“El pato viene de Las Landas para hacer el foie, que lo hacemos por supuesto casero. Las setas Colmenillas nos vienen directamente frescas de Las Landas. Las sitakes también nos las traen de un productor francés… En definitiva, todo se elabora aquí: las salsas, los postres… no se compra nada precocinado. Es nuestra forma de trabajar. Y así lo llevamos haciendo prácticamente treinta años”, explica el chef.

Maridar el Parmentier de rabo de buey con el vino Pinuaga 200 Cepas

La carta del restaurante La Esquina del Real obedece a dos temporadas: otoño/ invierno y primavera/verano y el Parmentier de rabo de buey, el contundente plato que hemos elegido para maridar el vino ecológico Pinuaga 200 Cepas, es uno de esos platos perfectos para un almuerzo invernal o, por qué no, para compartir en una cena íntima mientras disfrutamos de un buen vino como el Pinuaga 200 Cepas.

El Parmentier proviene de un chef francés que le dio nombre a este tipo de puré de patatas francés que se hace a mano y cuyo sabor a mantequilla es muy característico. Para preparar el rabo de buey este se cocina a fuego lento en una olla tradicional, cocido con zanahorias, puerro, apio, pimienta, vino tinto y algo de coñac. También se salpimienta con pimienta rosa, pimienta negra y pimienta blanca molida y así se deja durante horas, cociendo a fuego lento, para que se vaya soltando la carne del hueso. Después se desmembra a mano y el caldo se reduce, se pasa por el chino y se mezcla para obtener la salsa. Finalmente, se corona la carne con el parmentier francés, y se mete al horno para que se dore la parte superior. El resultado es una deliciosa obra de arte.

Para disfrutarlo como es debido, se recomienda un vino tinto como el Pinuaga 200 Cepas que, al igual que el plato, es un perfecto equilibrio entre tradición y modernidad. “El Pinuaga 200 Cepas es un vino muy elegante, que está muy bien elaborado. Resume además todo el frío de Toledo, de esas noches heladas… y le aporta al Parmentier toda esta frescura de un vino con con buena acidez y crianza en barrica muy cuidada. Al ser un plato muy especiado la madera del vino le va genial al plato”, explica el chef. Damos fe.

Artículos Relacionados

Huerta de la Vega, los mejores productos ecológicos en Gijón

Las viñas viejas, de 60 años, dan una calidad de uva extraordinaria

Top