Skip to main content

Receta de cabrito lechal al azafrán de Consuegra y Pinuaga Nature

Cerca de nuestra bodega crece el mejor azafrán del mundo. Concretamente en Consuegra. Antonio Romero, propietario del restaurante El Alfar nos cuenta cómo preparar una receta de cabrito lechal al azafrán de Consuegra acompañada de nuestro Pinuaga Nature. Este plato es un clásico de este restaurante cuando llega la temporada y coincide con la recolección del azafrán y la Fiesta de la Rosa del Azafrán.  Antonio Romero lo marida con nuestro vino Pinuaga Nature y nos cuenta paso a paso la receta de este plato lleno de mimo, tradición y sabores de la tierra:

Receta de cabrito lechal al azafrán

En este post encontrarás todos los detalles para preparar el cabrito lechal  al estilo de Consuegra y con el azafrán como protagonista.

CABRITO LECHAL AL AZAFRAN

INGREDIENTES para 2 personas:

  • Costillar Cabrito lechal (800-900 gr)
  • Manteca
  • Miel de flores
  • ¼ gr azafrán de Consuegra
  • Patata blanca o Baby
  • Cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • Sal
  • Pimienta
  • Tomillo
  • Laurel
  • Medio limón
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Vino blanco de Bodegas Pinuaga

PASOS

  1. Pica el azafrán y déjalo cocer en 1 litro de agua hasta casi deshacerse.

*Consejo del chef: Es recomendable evitar el uso del mortero o cualquier instrumento poroso que pueda retener el aroma y pigmentación de esta delicada especia.

  1. Añade 4 cucharaditas de miel y el zumo de medio limón (sin exprimir del todo).
  2. Remueve y deja reposar cuando el agua esté tibia.

*Consejo del chef: Añade el tomillo en este momento para que la carne se rehidrate y no se tueste en el primer golpe fuerte de horno.

  1. Precalienta el horno a 210º.
  2. Unta bien de manteca el costillar, especialmente en las partes donde tenga menos carne y sazona al gusto.
  3. Aplasta los ajos sin quitarles la piel. Corta la cebolla en juliana. Unta de aceite la bandeja que vayas a usar para asar y reparte la cebolla, los ajos y una hoja de laurel.
  4. Respecto a las patatas os propongo dos opciones distintas al habitual corte chip para los asados. Bien podéis tornearlas, bien podéis usar patata baby, dejarlas con la piel y cortarlas por la mitad, tras lavarlas convenientemente y salpimentarlas. De esta forma luego podremos separar el resto del fondo y pasarlo por el chino para salsear al final o mejor aún, para decorar el fondo del plato si lo espesamos previamente.
  5. Coloca el costillar con la piel hacia arriba. Añade un chorrito de vino blanco y rehoga con la mezcla de azafrán y miel.

*Consejo del chef: Guarda la mitad de esta mezcla, aproximadamente, para más adelante.

  1. Hornea alrededor de 45 minutos, según el horno que se vaya a usar.
  2. Los primeros 10-15 minutos mantén el horno a 210ºC para sellar y dorar la piel. Pasado este tiempo, dale la vuelta al costillar y baja a 160ºC tras rehogar la carne con el fondo.
  3. Una vez hecho se puede alargar el caldo con la otra mitad que habíamos apartado. Asamos otros 15 minutos.

*Consejo del chef: Este es el momento ideal para descorchar una botella de Pinuaga Nature y partir un poco de queso manchego para picar mientras terminamos nuestro plato.

  1. Repite la operación y da la vuelta al costillar para terminar de asar durante otros 15 minutos, tras haber rehogado la pieza de carne convenientemente.
  2. Una vez finalizado el tiempo de horneado comprueba el punto del asado que dependerá de la pieza. Si está terminado, apartamos la carne y cortamos en dos partes, repartimos las patatas y o bien salseamos para servir al momento o bien pasamos el resto del fondo por el chino o Thermomix obteniendo un fondo más espeso y consistente con el que obtener una presentación menos tradicional.

*Consejo del chef: Dado que la carne del cabrito no posee mucha grasa conviene no dejar que se atempere mucho tiempo, así que si dispones de vajilla o fuentes de barro aprovecha el calor residual del horno para calentarla.

Este plato juega mucho con la región, un paisaje de espacios abiertos y de colores intensos. Una región muy antigua, donde se conserva la tradición de la comida familiar, la comida de campo que este plato representa. Se come con las manos y ofrece al comensal una experiencia donde están implicados los cincos sentidos.

Un buen vino para maridar el cabrito lechal al azafrán

Siempre hay un gran vino para un gran plato. Antonio Romero apuesta por nuestro tempranillo Pinuaga Nature un estupendo vino para maridar el cabrito lechal al azafrán de Consuegra, una receta que homenajea al preciado “Oro rojo” de Consuegra.  Y es que es la uva con la que se elabora este vino joven que ha estado 3-4 meses en barrica casa perfectamente con esta carne ligera, con poca grasa y  enriquecida con los toques dulces de la miel equilibrados con los amargos del azafrán.

El mejor restaurante para comer cabrito lechal al azafrán en Toledo

Para disfrutar de este plato y de nuestro vino se ha de volver a los orígenes. En Consuegra está uno de los mejores restaurantes para comer cabrito lechal al azafrán en Toledo. Esta receta es una de las antiguas joyas gastronómicas del Restaurante El Alfar, un templo culinario de Consuegra y un proyecto familiar que aúna los valores de la cocina manchega tradicional y la cocina de los Montes de Toledo.

La carne de caza, las hierbas aromáticas, la comida casera, fresca y de temporada completan una carta que es servida en lo que fue el antiguo taller de alfarería del pueblo: El Alfar.  Un espacio hoy restaurante pero que a finales del siglo XIX tuvo mucha importancia en Consuegra no solo por el  propio trabajo de alfarería que se desarrolló sino porque allí se comenzó a celebrar la emblemática Fiesta de la Rosa del Azafrán declarada de Interés Turístico Regional y que se celebra desde 1963, en plena Ruta del Quijote.

Además el restaurante se encuentra en este edificio que es Bien de Interés Cultural y que está ubicado sobre el antiguo circo romano de Consuegra. En él se recorre la historia de esta localidad toledana ya que se pueden apreciar dos hornos de alfarería de tipología romana y almorávide, piezas arquitectónicas romanas y el taller de alfarería que es el ahora el salón principal del restaurante. En definitiva, una experiencia gastro-cultural de primer nivel.

El equipo del restaurante

Antonio Romero subraya la importancia del personal que trabaja en El Alfar. Todos son una gran familia. “Desde que entraron por la puerta del restaurante para formarse” explica, ya que este lugar también es un Centro Especial del Empleo de personas con discapacidad.  Forman a camareros y cocineros que acompañan a los comensales de este restaurante donde han pasado personalidades del mundo de la política y embajadores.

Artículos Relacionados

El Vino Ecológico Y Sus Beneficios

El vino ecológico y sus beneficios

PINUAGA LA SENDA 2017 – MEDALLA PLATA – MILLESIME BIO

Top